Construcción con tecnología Madera Laminada Cruzada – CLT

La tecnología de madera laminada cruzada o en sus siglas en inglés CLT Cross-laminated timber-, es un sistema constructivo incipiente en Chile. Está formado por capas de madera longitudinales y transversales que forman un gran bloque de madera sólida, cortados a modo de paneles de gran formato.

Aunque para muchos se trata de algo completamente nuevo, la madera CLT surge en Austria en la década de los 90. Pero es solo hasta hoy, que está ganando rápidamente popularidad en los EE. UU. después de haber sido ampliamente adoptado en Europa.

Una de sus ventajas constructivas más competitivas es ser tan resistente como el hormigón armado pero seis veces más liviano. Además, tiene una baja huella de carbono y un excelente comportamiento antisísmico, con un alto desempeño térmico y de fuego. La fuerza, la estabilidad dimensional y la rigidez de CLT permiten su uso en edificios de altura media y alta. 

¿Cómo se fabrica CLT?

El CLT se fabrica en un entorno de fábrica controlado y debe cumplir requisitos específicos de calidad y rendimiento. La fabricación de CLT tiene los siguientes pasos:

  1. Selección de la madera, la eliminación de defectos y el corte una vez descartadas las piezas no aptas.
  2. La madera se seca en hornos hasta conseguir el nivel de equilibrio deseado.
  3. Aplicación de adhesivo, la disposición del panel y el prensado del ensamblaje.
  4. Los paneles se cortan a medida, junto con la finalización de cualquier otro requisito de prefabricación.
  5. El control de calidad final se lleva a cabo antes de la entrega a la obra.

Características y beneficios

La madera laminada cruzada se perfila como el material de construcción para un futuro sostenible. La CLT ofrece muchas ventajas sobre los materiales de construcción convencionales:

  • Capacidad de aislamiento acústico y térmico, otorgando una eficiencia energética realmente alta.
  • No introduce ningún componente tóxico en la construcción, por lo que favorece ambientes muchos más sanos y habitables.
  • Las piezas son secadas previamente hasta alcanzar una humedad ideal, en torno al 12%, porcentaje a partir del cual se reducen las probabilidades de hongos e insectos.
  • Tiempo de preparación corto, fácil de montar y alto nivel de prefabricación.
  • Hasta un 10% más de espacio vital ganado mediante el uso de CLT
  • Es compatible con otras materias primas como cemento, vidrio, aluminio y acero, entre otras.
  • Se encuentran en diferente grosor y con diferente número de capas. Los espesores varían desde los 80 milímetros hasta superar los 200.
  • Se pueden alcanzar longitudes de 20 metros e incluso superiores. En la mayoría de casos, las limitaciones no son por el material, sino la logística y el acceso a la zona de edificación.
  • Gran estabilidad dimensional, con una resistencia estructural similar al hormigón y gran grado de flexibilidad, colapsando o rompiéndose solo ante grandes deformaciones.

Actualmente, cada vez más son los proyectos que le apuestan a proyectos de vivienda sustentables y eficientes energéticamente, procurando por el equilibrio entre la naturaleza y una calidad de vida única. En Condominio Casa Buin, te ofrecemos más que un espacio habitable, somos un espacio saludable para ti y tu familia. Si quieres saber de nuestras prácticas constructivas te invitamos a conocernos en https://www.casabuin.cl/ 

¡No olvides seguirnos en nuestras redes sociales Facebook e instagram!